Derechos que se nos han torcido

Los temas de los que hablo en este blog son tan dispares que puede parecer un poco cajón de sastre pero todos tienen un denominador común: me preocupan o me entretienen.

Hace poco he conocido, a través de Facebook, una interesante iniciativa en materia de vivienda que creo que está dando un paso hacia adelante respecto a lo que hasta ahora se ha visto en España.

Se trata de Viprojoven, una empresa que se hace llamar “de alquileres”, que gestiona un edificio completo de alquiler VPA en el barrio de Nuevo Roces de Gijón. Se mueven a través de las Redes Sociales (facebook y blogger) y aunque he de decir que echo en falta más periodicidad en la actividad, para mí ya han sumado su primer punto a favor.

La política de vivienda de nuestro país no puede ser más nefasta. En España se han pasado por el forro nuestro derecho constitucional a tener un vivienda digna. Nos han vendido un modelo de negocio que nos ha estallado en la cara y ahora estamos recogiendo los frutos de un engaño fundamentado en el abuso.

Con esto no quiero decir que sea culpa nuestra por habernos subido al carro de las hipotecas “fáciles”. Si tenemos parte de culpa, es una parte muy pequeña. El que ostenta el poder es quien tiene también la mayor parte de la responsabilidad. Además, dado que el precio de los alquileres está por las nubes, muchos, con parte de razón, han preferido hipotecarse para al menos tener “algo suyo”.

Hay más opciones de vivienda que la propiedad y la hipoteca, el alquiler en España no se fomenta, es más, muchos piensan que es “tirar el dinero“, y aunque comprendo esa postura, está claro que el afán de compra ha contribuido a incrementar la burbuja. No se puede permitir, de ninguna manera, que se especule con un derecho fundamental del modo que se ha venido haciendo hasta ahora.

En este sentido creo que nuestro país debería tomar cartas en el asunto inspirándose en el modelo de Austria que, recientemente, explicaba Alexis Dunst para Jordi Évole en Salvados. Aunque el portal idealista.com apunta tres inexactitudes en los datos ofrecidos por el equipo de Évole, creo que otro modelo es posible y es muy alentador ver lo que hacen otros países, a la par que entristece por al agravio comparativo que supone estar en el bando de los perdedores.

Anuncios

¡Participa!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s